lunes, 19 de julio de 2010


Empieza el juego. El Rey. El Peón. Todo fuerte, todo raro al rededor. Bien en claro está, el Peón, nunca se come al Rey. Es el juego; más acomodado, el Peón vale menos. Lo sabemos. Lástima, que siempre olvidamos ; Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada